Suelo

El suelo como recurso natural no renovable es importante no solo para la agricultura, también lo es para el reciclaje de desechos, el ciclo del agua, la construcción y la conservación de la biodiversidad. La conservación del suelo a nivel internacional es de vital importancia para adquirir la seguridad alimentaria y contrarrestar los efectos del cambio climático global.



De acuerdo a la definición de la FAO el suelo es un cuerpo natural que consiste en capas de suelo (horizontes del suelo) compuestas de materiales de minerales meteorizados, materia orgánica, aire y agua. El suelo es el producto final de la influencia del tiempo y combinado con el clima, topografía, organismos (flora, fauna y ser humano), de materiales parentales (rocas y minerales originarios). Como resultado el suelo difiere de su material parental en su textura, estructura, consistencia, color y propiedades químicas, biológicas y físicas.

Última modificación: viernes, 24 de mayo de 2019, 21:46